Astro-Campus
Todos los artículos de este autor
.La mirada clínica
.¿Existe el "infierno astral?
.Parte de Fortuna
.Fuente
.Listado de artículos
.Listado de autores
.General
.Astropsicología
.Astrología Electiva
.Astrología Kármica
.Astrología Mundana
.Astrología Horaria
.Planetas
.Signos
.Partes, nodos, asteroides y
otros puntos
.Casas, cúspides y ejes
.Aspectos y configuraciones
.Técnicas
.Astrología de otras culturas
.Aforismos, grados y decanatos
.Astrología Médica
.Astrología y arte
.Miscelánea
.Primeros pasos
."No sólo de astro..."


PARTE DE LA FORTUNA: FACTOR DE MOVILIDAD SOCIAL (y II)
La primera división venía con la extracción de la Fortuna y del Espíritu. Quien nació de noche, nace bajo la Luna, por lo tanto el Lote de la Fortuna es extraído de acuerdo: Ascendente (cuerpo físico) más Sol (espíritu inmutable) menos Luna (impermanencia y movilidad) = Fortuna. Para quien nació durante el día, está bajo el Sol, o sea, el Espíritu (obvio: el Sol ilumina todo, por ello es el símbolo de la claridad y del intelecto supra-sensible), la Fortuna se extrae de modo opuesto: Ascendente (cuerpo físico) más Luna (impermanencia) menos Sol (Mismo) = Fortuna.

En otras palabras: el alma es pasiva a los cambios, como la mujer, que también es la Luna. La Parte de la Fortuna serviría para conocer lo que el alma encarnada y viviente va a hacer con el que dispone de intuición espiritual y intelectual (Sol) y con su cuerpo, en términos de relaciones con el miedo (de nuevo la Luna) y con su capacidad de ver claro más allá de las aparencias (Sol). A nosotros, modernos, solo llega la idea de que la Parte de la Fortuna es indicadora de la "suerte" o de la "prosperidad". En realidad, ni eso podremos entender bien si olvidamos que la Fortuna es la indicadora de la prosperidad, porque ésta nace de la sabiduría que podemos o no tener acerca del uso de nuestros recursos físicos (o cuerpo, Ascendente), del alma (Luna) y del medio ambiente (también Luna) y de nuestra intuición certera (Sol) para crear prosperidad...

La Fortuna, como se explica arriba, es un principio de naturaleza lunar, por lo tanto femenina, y de naturaleza mutable en sus características exteriores. Eso, tratándose del esfuerzo de trabajo y de la mejoría de condiciones de la vida humana, corresponde al modelo de movilidad social conquistada por primera vez en la formación del Império Ateniense, en el quinto siglo a.C. Atenas, cuya moneda de plata, la lechuza, se consolidó como el medio de cambio más común en el mar Egeo, fue la cuna de la Democracia, donde los líderes ascendian pero podian ser exiliados; donde la masa social desprovista de Tierras podía, por primera vez, tener voz política.

Ascensión y caíida, ritmo y mutabilidad. Leyes de la naturaleza aplicadas, tal vez inconscientemente, a través de las leyes de los hombres. Así funciona el concepto de Fortuna. Entretanto, no necesariamente es preciso que el Hombre sea derrumbado de su condición de satisfacción y bienestar, si guarda las debidas proporciones. El cambio de arriba hacia abajo tal vez solo sea desastroso si nos agarramos ferreamente a las posiciones conquistadas sin entender que con el pasar de los años se deberá dar lugar a un otro ciclo de experiencias. Si así se hace, lo que podría ser un revés puede ser transformado en una ventaja, al saber cuando ceder el lugar destacado y de poder y actuar en otro contexto.

Parte de la Fortuna, vocación y prosperidad

La Parte de la Fortuna en el mapa astrológico, según he visto en inúmerables investigaciones sobre la vocación, el éxito personal y material, es un indicador bastante claro de los caminos para el éxito. Marca el desarrollo potencial de profesiones y la satisfacción con la actividad desempeñada. Eso, está claro, si está visto en sus asociaciones con el resto del conjunto del mapa. El signo, la casa, los aspectos que recibe y las condiciones del dispositor de la Parte de la Fortuna llevan a inferir ciertas directrices a tomar en la busqueda de la prosperidad, incluso las ocupaciones más o menos facilitadas y los modos de atribuir valor comercial a lo que se hace. ¿Por que valor comercial? En función de su vínculo con la actividad lunar, sabiendo que la Luna es representativa de la moneda de uso corriente, del intercambio, del valor de compraventa, pero principalmente del flujo y reflujo de la economía de mercado.

Una administración bien hecha de las finanzas tiene en cuenta las mareas de la economía, manteniendo una relativa constancia en las reservas de recursos y proveyendo una reserva para crisis. Este es uno de los modos de romper con la esclavitud de la idea de destino.

Para Ptolomeo la Parte de la Fortuna siempre indicaba un punto de prosperidad material y financiera. Ya para Jean-Baptiste Morin, la Parte de la Fortuna no era obligatoriamente un punto de buena fortuna, pudiendo hasta ser nociva, de acuerdo con las condiciones de su dispositor (o planeta regente del signo en el cual se encontraba), o cuando la propia Parte de la Fortuna y su dispositor estuviesen aspectados tensamente por planetas maléficos (Saturno y Marte, por ejemplo).

Lo que he visto, con todo, se parece más a la visión de Ptolomeo. Los aspectos tensos no son indicadores de infortúnios inevitables, cuando están dirigidos a la Parte de la Fortuna. Es verdad que simbolizan, y en la práctica constatamos eso, la necesidad de trabajo duro y de esfuerzos considerables. Es verdad que una cuadratura de Saturno con la Parte de la Fortuna puede representar un proceso de prosperidad lento y que requiere mucha disciplina. Pero nada de esto quiere decir que la situación de bienestar deje de ser alcanzada bajo cualquier circunstancia. Culturalmente, ésta es la idea incubada en nuestras mentalidades, especialmente si venimos de un ambiente social desprovisto de recursos: "no puede"; "no debe"; "no es capaz". Es eso que las elites dominantes, en su histórico esfuerzo de control ideológico, quieren que se piense. Se trata de mantener el status quo y un incentivo a la inmovilidad social que mantiene a mayoría de las poblaciones conducida como ganado. Pero una vez que se tenga aunque sea una vaga noción de los propios potenciales, y una vez que uno o más pasos sean dados en dirección a esos potenciales, no importa la dificultad, es posible llegar a un lugar más satisfatório.

La Parte de la Fortuna es uno de los significadores astrológicos más contundentes de que la movilidad social no es solo posible, sino esencial y natural. Salir de un estado de opresión para llegar a un estado de satisfacción es una búsqueda inherente al ser humano. Encontrar una vía de acceso a la satisfacción personal y material es un derecho, y hacia eso apunta la Parte de la Fortuna.

La noción de Rueda de la Fortuna, con sus altos y bajos, sucede con mayor frecuencia cuando el indivíduo no tiene conciencia de esos ritmos naturales y socioculturales o cuando es acometido por lo que los griegos llamaban hybris. La hybris era el orgullo, la arrogancia que cegaba al mortal que creía poder igualarse a los dioses. Es algo parecido a lo que sucede tanto a líderes como Mussolini y Napoleón en cuanto ciudadanos comunes que se convierten en iconos de popularidad y en poco tiempo son relegados al ostracismo.

La Fortuna como benefício o como miseria dependerá del nivel de conciencia individual. La Fortuna puede representar tanto al elemento "fortuito" o destinado, de donde parte su etimología, y respecto al cual nada se puede hacer, o puede ser de hecho una brújula para el éxito. En el primer caso, el indivíduo se deja llevar por las mareas de la vida, creyendo no tener el poder de interferir positivamente en su desarrollo. Iria a favor del el vaivén de la Rueda, con el subir y bajar del destino, ya teniendo exito, ya siendo aplastado por un infortunio que, según él, no puede controlar. En el segundo caso, el individuo usa las circunstancias, sean prósperas o adversas, a su favor, teniendo en mente que buena parte de los fracasos resultan de errores de juicio y no de una fuerza que lo condena a la desgracia. Precisamente esos errores de juicio pueden ser usados como base para una nueva ascensión, esta vez más segura y armoniosa con la naturaleza y la sociedad.

Conocer la necesidad de proporción y de equilibrio, al revés de llevarlo a la cima de la Rueda y, consecuentemente, a un nuevo y grave descenso, lleva el individuo al centro de la Rueda, a un punto de estabilidad dinámica. En este punto la adaptación a nuevas circunstancias y la ética evitan que haya necesidad de "descenso" para que otro pueda subir. No habrá, obviamente, un estancamiento del proceso de cambios en el mundo que nos rodea. Habrá, un flujo continuado hasta que las condiciones sean propicias a una nueva fase de crecimiento.

En suma, la Parte de la Fortuna (no la Rueda) en el mundo de hoy y en el contexto cultural en que vivimos, según lo que pude observar hasta ahora, es indicador tanto de movilidad social como de prosperidad. Mantener o no mantener una situación próspera o por lo menos relativamente estable depende mucho de un proceso de toma de conciencia de los propios potenciales, esto es, de un cierto grado de autoconocimiento.

Traducido del original portugués por Astro-Campus

Volver>>
.
.
CONSTELAR
.
webmaster@astro-campus.com
.
.