Astro-Campus
Autor: Néstor Echarte
Todos los artículos de este autor
.Astrología Dracónica
.La Herencia planetaria
.Astrología y Sismología
.Jung y la astrología
.Fuente
.Listado de artículos
.Listado de autores
.General
.Astropsicología
.Astrología Electiva
.Astrología Kármica
.Astrología Mundana
.Astrología Horaria
.Planetas
.Signos
.Partes, nodos, asteroides y
otros puntos
.Casas, cúspides y ejes
.Aspectos y configuraciones
.Técnicas
.Astrología de otras culturas
.Aforismos, grados y decanatos
.Astrología Médica
.Astrología y arte
.Miscelánea
.Primeros pasos
."No sólo de astro..."


ASTROLOGÍA DRACÓNICA (I)

Cyril Fagan, en su libro "ZODIACOS VIEJOS Y NUEVOS" escribía sobre este tema: "... de acuerdo a la Mitología Babilónica, Marduk creó al Gran Dragón colocando su cabeza en el Nodo Ascendente de la Luna y su cola en el Nodo Descendente, haciéndole transportar seis de las constelaciones sobre sus espaldas y seis bajo su vientre...". Esto significaba que los babilónicos considerban que las posiciones de los planetas en el zodíaco dracónico (distancias medidas a partir del Nodo Ascendente de la Luna) eran efectivas. A diferencia del zodíaco trópico, que se construye a partir del recorrido aparente del Sol, este zodíaco se construye sobre el recorrido que realiza la Luna, por lo que sus características y significados responden básicamente, al simbolismo lunar. Es por eso que muchos astrólogos sostienen que el zodíaco dracónico es el zodíaco del alma, aquel que tiene que ver con nuestras raíces, con nuestros orígenes, con nuestras emociones, con nuestro mensaje genético, con nuestra memoria y con nuestro pasado. Es por eso, justamente por esa carga lunar que lo vincula al pasado mas remoto, que muchos astrólogos le atribuyen a este zodíaco la posibilidad de poder desentrañar el misterio de las vidas pasadas a través de los distintos procesos de reencarnación, con su consecuente karma, y sus implicancias y obligaciones generadas para la vida presente. Esta es una de las teorías existentes. La otra, y tal vez con mayor aceptación entre los astrólogos vinculados a la psicología, es la posibilidad que presenta este zodíaco de desentrañar las motivaciones mas profundas que yacen en nuestro subconsciente, para explicarnos conductas recurrentes, y que a veces nos parece extrañas o no reconocemos como propias, que están arraigadas en nuestro interior y que pueden responder a factores hereditarios o a situaciones vividas en la infancia. También, y siempre desde la psicología, nos permite resolver el porqué de "esas relaciones recurrentes, que a veces nos hacen mal y de las cuales no podemos escapar". Muchas veces nos vinculamos con otras personas, y la relación que se establece es sumamente fuerte. A veces se establece lo que llamamos "un amor a primera vista" y no logramos explicarnos el porque de esa situación. También, muchas veces, somos partícipes de relaciones fuertes pero enfermizas de las que no podemos escapar. Todas estas situaciones podemos explicarlas muy bien a través de la sinastría tradicional, que nos permite analizar los vínculos que surgen entre dos o mas cartas natales, pero muchas veces encontramos situaciones que se escapan a este tipo de interpretación, pero que están muy bien explicadas si las abordamos a través de la sinastría, pero, mediante el empleo de cartas dracónicas. Es sorprendente constatar la cantidad de contactos exactos (con muy poco orbe, a lo sumo un grado) que encontramos al comparar dos cartas dracónicas que responden a un contacto real muy estrecho entre dos personas. Su utilización justifica la frase "... seguro que nos conocimos en otra vida..." cuando tratamos de explicar un vínculo tan fuerte con una persona que recién conocemos. Y tal vez sea así, porque la reencarnación también nos habla de un pasado remoto, y la posibilidad de revivir esas sensaciones (que a veces se presentan a través de intuiciones, presentimientos y sueños, y que escapan a nuestro mundo racional para formar parte de nuestro bagaje de emociones) es patrimonio de la Luna y sus símbolos. Tampoco deberíamos descartar el resto de las técnicas predictivas en relación con la carta dracónica, teniendo en cuenta que su cálculo resulta algo mas elaborado, ya que el punto Aries (para las dracónicas el Nodo Positivo) está, en este caso, en constante movimiento y habría que recalcularlo para cada instante. El cálculo de tránsitos y progresiones secundarias resulta relativamente fácil, mientras que las revoluciones solares y lunares requieren un cálculo con algo mas de complejidad.

 

Para Dane Rudhyar "la simbólica esfera trazada por la luna en su movimiento alrededor del globo terrestre es como un seno o campo electromagnético. Es la envoltura materna, y la madre es el símbolo de la acción protectora y, en general, de la facultad de ajuste o de adaptación a los constantes desafíos de los ambientes interno y externo". Y es en ámbito donde nos situamos cuando elaboramos una carta dracónica. Los significados que se le atribuyen a los nodos (punto de toma, aprendizaje, crecimiento, nutrición para el nodo positivo; y punto de desprendimiento, expulsión, descarte, repudio o evacuación para el nodo negativo) cobran, en el análisis de las cartas dracónicas, un significado mayor y mas amplio, al dividir la carta natal en dos hemiciclos, que a partir de los nuevos puntos aries/libra (nodos positivo y negativo) nos permite analizar dos hemisferios con significados bien establecidos, en forma similar a cuando dividimos el sistema de casas en parte diurna o parte nocturna y en sector oriental u occidental, con la sola diferencia que en las cartas dracónicas dividimos en dos sectores el zodíaco lunar, tomando como divisoria a la línea imaginaria que une a los nuevos puntos aires/libra (nodos positivo y negativo).

 

EXPLICACION ASTRONOMICA Y CALCULO DE CARTAS DRACÓNICAS:
Para comprender, desde el punto de vista astronómico, que es el zodíaco dracónico, tenemos que entender que en nuestra esfera celeste coexisten varios zodíacos en forma simultánea, dependiendo cada uno de ellos de la referencia que tomemos en cuenta para su construcción. La referencia que primero se nos ocurre es la que utilizamos en forma frecuente al construir una carta natal: el zodíaco trópico. Este zodíaco se origina en la intersección de dos planos fundamentales: el plano del ecuador celeste y el plano generado por la órbita de la tierra alrededor del Sol o camino aparente que describe el Sol (eclíptica). Fundamentalmente este zodíaco existe debido a que la Tierra se encuentra inclinada con respecto al plano de su órbita, en un ángulo de 23°27' denominado oblicuidad de la eclíptica. Si el eje terrestre hubiese estado perpendicular al plano de la órbita no tendríamos zodíaco trópico, ya que ambos círculos máximos (ecuador celeste y eclíptica) serían coincidentes en toda su extensión, y no existirían los puntos aires/libra que son los que determinan el inicio del zodíaco trópico, y tendríamos que haber recurrido a otra referencia y por lo tanto a otros significados zodiacales. El zodíaco trópico tiene, por tanto, origen solar, y sus significados signo por signo y también en cuanto a su concepción integral, responden a características solares: básicamente representa nuestra esencia, nuestra espiritualidad. Si aceptamos al zodíaco trópico solo como formado por el cruce de dos círculos máximos, y habiendo en nuestra esfera innumerables círculos máximos que se entremezclan, podemos comenzar a imaginar la existencia del zodíaco dracónico. La Luna, en su órbita alrededor de la tierra genera un plano o círculo máximo, que tiene cierta inclinación con respecto al plano de su órbita. Esto produce que el plano de la órbita lunar y el plano eclíptico se crucen (en forma muy similar a como lo hacen la eclíptica y el ecuador celeste) teniendo dos puntos fundamentales de contacto: los nodos positivo o norte, y negativo o sur, equivalentes a los puntos aries/libra del zodíaco trópico. Es así que una longitud de un planeta cualquiera, puede ser medida a partir de la posición del nodo positivo (Aries del zodíaco dracónico), permitiéndonos obtener, de esta forma, las nuevas posiciones de los planetas. Estas posiciones no representan longitudes eclípticas, sino que se proyectan sobre otra línea zodiacal con características netamente lunares. El cálculo para obtener estas longitudes es sumamente sencillo: basta restar la posición del nodo norte o positivo de la posición de cada planeta, teniendo en cuenta que para facilitar el cálculo, podemos hacer las operaciones en grados absolutos, es decir, sin mencionar los signos y contando las posiciones a partir del 0° de Aires. En el caso de que la longitud total del nodo positivo sea mayor que la del planeta, para facilitar el cálculo, le sumaremos a la longitud del planeta 360°.

EJEMPLO DE CALCULO DE SOL DRACÓNICO:
SOL : 2928' Escorpio ===> En grados absolutos:  23928'
NODO: 2017' Libra ===> En grados absolutos:  -20017'
Posición del SOL dracónico en grados absolutos:  3911'
(*) Es equivalente a 911' de Tauro.

 


EJEMPLO CUANDO LA LONGITUD DEL SOL ES MENOR QUE LA LONGITUD DEL NODO:
SOL : 2315' Leo ===> En grados absolutos:  14315'
  +36000
  50315'
NODO: 1011' Escorpio ===> En grados absolutos:  -22011'
Posición del SOL dracónico en grados absolutos:  28304'
(*) Es equivalente a 1304' de Capricornio.

 

En esto consiste todo el cálculo, y se repite el mismo procedimiento para cada planeta. Cabe destacar que lo correcto es utilizar la posición del nodo verdadero, y no el nodo medio. Una vez que la carta dracónica ha sido calculada (incluídas cúspides y puntos sensibles) se procede a dibujarla como si se tratara de una carta normal. Se observará que los planetas mantienen la misma posición relativa, es decir que conservan los mismos aspectos y se encuentran en las mismas casas. Solo se han desplazado con respecto a los signos zodiacales.

EL VALOR DE LOS HEMICICLOS EN UNA PRIMERA APROXIMACION INTERPRETATIVA:
Cuando analizamos los hemiciclos, podemos hacer un paralelo, para comprender mejor su significado, con los sectores en que dividimos a la carta natal trópica, es decir: diurno o nocturno y oriental u occidental. En el caso de las dracónicas, mas allá de esta división tradicional que también podemos realizar en el sistema de casas, podemos dividir el círculo zodiacal en dos hemiciclos, cada uno de ellos con características bien definidas y asociadas a los significados tradicionales de los nodos. a) Hemiciclo que comienza en el nodo norte: una vez construída la carta dracónica, abarca los signos de Aries hasta Virgo inclusive, en forma independiente de que sector del sistema de casas ocupe. La energía o características de los planetas que se encuentran en este hemiciclo es absorbida y asimilada por la personalidad, adquiriendo el ser humano nuevas facultades a través del aprendizaje. Es un sector de nutrición y crecimiento, siendo mayor este efecto cuanto mas nos acercamos al 0° del signo de Aires, siempre en los signos que comprende este hemiciclo (Aires, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo). b) hemiciclo que comienza en el nodo sur: una vez construída la carta dracónica, abarca los signos de Libra hasta Piscis inclusive, en forma independiente de que sector del sistema de casas ocupe. La energía o características de los planetas que se encuentran en este hemiciclo representan a la naturaleza terrestre eliminando los resultados del proceso de asimilación. Es el sector que nos permite descartar o eliminar situaciones traumáticas (Libra, Escorpio, Sagitario, Capricornio, Acuario, Piscis).

 

Sigue>>
.
.
.
webmaster@astro-campus.com
.
.