Astro-Campus
Todos los artículos de este autor
.Listado de artículos
.Listado de autores
.General
.Astropsicología
.Astrología Electiva
.Astrología Kármica
.Astrología Mundana
.Astrología Horaria
.Planetas
.Signos
.Partes, nodos, asteroides y
otros puntos
.Casas, cúspides y ejes
.Aspectos y configuraciones
.Técnicas
.Astrología de otras culturas
.Aforismos, grados y decanatos
.Astrología Médica
.Astrología y arte
.Miscelánea
.Primeros pasos
."No sólo de astro..."
ASTROLOGÍA & VAMPIROS (IV)

VLAD TEPES

El irlandés Bram Stoker se basó en un personaje real para dar vida al célebre Conde transilvano.
Con el apellido Drácula figuran tres generaciones de nobles que gobernaron la zona de Valaquia durante el siglo XV y XVI, y que incursionaron en Transilvania, territorios que hoy pertenecen a la República de Rumania.

Quien nos interesa particularmente es Vlad III, llamado Draculea (hijo de Dracul, o hijo del diablo) y también llamado Tepes (empalador), por las crueles costumbres que tenía con sus derrotados enemigos.

Aquel que tuviere la mala suerte de caer prisionero de Vlad, sufriría el tormento de ser empalado en vida con una estaca a través de su ano (zona escorpiana). El grabado muestra a Vlad almorzando o cenando tranquilamente (¿una escena taurina?) mientras contempla las hileras de enemigos empalados.

La palabra Drácula proviene de Draconis, dragón. Supuestamente le fue impuesta a Vlad II (su padre) por el emperador del Sacro Imperio Romano. Esta dinastía valaca formaba parte de la secta del Dragón, una secta cristiana comprometida en luchar contra los infieles turcos otomanos, que en esos momentos intentaban expandirse hacia occidente.
El entrecruzamiento de símbolos y significaciones ya se hace evidente entre Escorpio, la serpiente, Drácula, el dragón y Plutón.

Algunos críticos sostienen que el mensaje entrelíneas que existe en la novela de Stoker tiene que ver con mostrar que la civilización se impone a la barbarie (justificando al imperialismo británico), de la misma manera en que la rígida moral victoriana lo hace sobre los lúbricos vampiros y vampiresas.
Antes de la publicación de “Drácula” muchos relatos de vampiros habían pasado tanto por la imprenta como por el boca a boca.
A partir de antiguas leyendas, los románticos del siglo XIX rescataron con su pluma a estos seres de la noche: Sheridan Le Fanú con “Carmillia”, Gastón Leroux con “La máquina de asesinar”, John Polidori con “El vampiro”, James Rymer con “Varney el vampiro”.
Éste último, por ejemplo, tenía un aspecto ominoso. “Nosferatu” (1922) está basado en el personaje de Rymer. En este film expresionista del alemán Murnau, el Conde Orlock fue interpretado por Max Schreck, y es considerado una clásico del cine.
En cambio, la figura del Drácula de Stoker es mucho más estilizada. Y así lo han inmortalizado Bela Lugosi (Figura 4) y Cristopher Lee.
La estética draculiana ha dejado atrás las monstruosidades para presentarse más venusinamente, como un sex-symbol romántico y ardiente. El vampiro es un aristócrata, casi un play-boy.
Los vampiros que llegaron más tarde a la pantalla grande continúan acentuando este acercamiento entre Venus y Plutón. El “Drácula” de Francis Ford Coppola de 1992 es esencialmente una historia de amor. El subtítulo del film reza “El amor nunca muere”.
En 1994 se estrena “Entrevista con el Vampiro”, Lestat, Louis y Armand son encarnados por Tom Cruise, Brad Pitt y Antonio Banderas ¡los vampiros más bonitos de la historia! Inclusive por su sensibilidad estética y afectiva, Louis (Brad Pitt) tiene mucho más de Venus que de Plutón, es difícil imaginarlo como un abyecto “monstruo” nocturno.
Los artistas han generado un vampiro con capacidad de amar porque la sociedad tal vez así lo necesita. Digámoslo de esta manera: los surcos arquetípicos del inconsciente colectivo buscan nuevas formas de resolución (como arquetipos más integrados). Ahora nos damos cuenta que el monstruo no es tan horrible como en la Edad Media, y la belleza no es tan inocente y pura.

Sigue>>

 
.
.
.
.
webmaster@astro-campus.com
.
.